Microcreditos para emprender

Anonimo / hace 7 meses / 1 Comentarios

En los últimos años se multiplicaron las empresas financieras que ofrecen microcreditos en nuestro país. Aunque el sistema todavía no tiene una alta penetración en los argentinos cada vez son más los emprendedores y los sectores postergados de la sociedad que se benefician con estos productos.

Microcreditos en primera persona

Como el siguiente hay miles de ejemplos: Alicia tenía un pequeño kiosko en Rosario que estaba a punto de quebrar. Con la ayuda de los microcreditos recibió un pequeño monto de dinero el cual usó para comprar insumos y expandir su negocio. En la actualidad ha renovado varias veces el préstamo y no sólo tiene un kiosko sino que le sumó artículos de librería y regalería.

Gracias a los microcreditos fue comprando elementos que le permitieron ofrecer más servicios como por ejemplo una anilladora para encuadernaciones, una máquina para plastificar y mercadería. El consejo de Alicia según su experiencia: “cuando cobrás el préstamo lo tenés que invertir en tu negocio. Si lo derivás a otra cosa no produce plata y no lo podés pagar (aumentando las deudas y llevando a la quiebra el negocio)”.

En nuestro país funcionan decenas de instituciones de Microfinanzas que llegan a miles de habitantes a un promedio de 5000 pesos por préstamo. Argentina es un país atípico en cuanto a finanzas ya que el ingreso bruto per cápita es alto pero la pobreza estructural está muy consolidada.

El argentino busca un empleo formal y no un proyecto para emprender porque se teme al futuro. Como dice el refrán popular “más vale pájaro en mano que cien volando”. Si bien hasta hace unos años la penetración de los microcreditos era muy bajo en el país de a poco estamos conociendo las ventajas que tiene y cómo puede ayudarnos sin importar el destino del efectivo.

Microcreditos para todos los gustos

El menú es bastante variado en cuanto a microcreditos argentinos se refiere. Algunos son otorgados por los bancos pero la mayoría de ellos se desprenden de las compañías financieras (físicas u online). Estas instituciones cubren las necesidades de las personas que no tienen la capacidad de acceder al sistema bancario formal.

El micropréstamo surgió para ayudar al sector más marginado de la sociedad. Nuestros clientes principalmente son personas que requieren asistencia para cualquier situación porque vive el día a día.

Como una primera etapa en el objetivo de vencer la marginación y la pobreza, los microcreditos ayudan a miles de personas para que salgan de las deudas y se conviertan en sus propios jefes. Como en el caso de Alicia que pasó de tener un pequeño kiosko a un negocio mucho más grande que alimenta a toda su familia. Las personas que tengan proyectos independientes o que deseen salir adelante pero no tengan los medios económicos para ello pueden consultar en nuestra calculadora de préstamos.

Las investigaciones han indicado que la tasa de devolución de estos créditos es muy elevada (alrededor del 98%) cuando el dinero se destina a la inversión, a la compra de mercadería o a las mejoras edilicias. Si bien los microcreditos que nosotros otorgamos se pueden usar para cualquier fin son recomendados para aquellos que necesitan un “envión” monetario en su negocio.

Si quieres agrandar tu emprendimiento, lanzar un producto, vender por catálogo y te piden una inversión inicial, abrir un local o tener un ingreso adicional a tu trabajo entonces no dudes en pedir los microcreditos que tenemos a disposición.

Con muchos menos requisitos que los bancos, mejores tasas e intereses más bajos pero también más rápidos y simples que cualquier proceso físico. Pedir efectivo por internet es muy seguro y ágil.

Comentarios

No se encontraron comentarios.