Credito inmobiliario

Credito inmobiliario: claves para tener en cuenta

Anonimo / hace 5 meses / 1 Comentarios

Al momento de solicitar un credito inmobiliario hay muchas cosas que debemos tener en cuenta. La llamada “letra chica” que nunca leemos podría darnos una sorpresa (no siempre grata). En este artículo te contamos algunos de los aspectos que tendrías que saber antes de firmar.

Según los datos oficiales, en el mes de julio se otorgaron $5085 millones en créditos hipotecarios en nuestro país. Esta situación no se veía en Argentina desde el 2009. Por supuesto que poder acceder a un credito inmobiliario es una buena noticia pero al mismo tiempo genera ciertas dudas, principalmente porque la operatoria bancaria está “oxidada”. Mientras esperamos que se modernice un poco, podemos ir viendo ciertas cuestiones que no podemos dejar pasar:

1.El contrato

La mayoría de los clientes no se toma el tiempo para leer todo el contrario al solicitar un credito inmobiliario. Eso es un gran error. No importa cuánto nos lleve y que el ejecutivo de cuentas nos tenga que esperar… no olvides que la falta de información o la firma de cuestiones que no se entienden es un problema que muchas veces no tiene solución.

Antes de firmar podés pedir una copia del contrato y leerlo con detenimiento en casa o incluso pedir asesoramiento fuera del banco.

2.Los gastos asociados

Dentro de las cuotas que debemos pagar aparecen diferentes gastos: de otorgamiento (tasación, averiguación de datos ocupacionales), administrativos (por la gestión) y seguros. Estos últimos son dos, de vida y de vivienda. Ambos están regulados por la Superintendencia de Seguros de la Nación y por el Banco Central.

En esta normativa se indica por ejemplo que no se puede obligar al cliente a contratar un seguro puntual pero si que puede elegir el que considere adecuado (analizando los servicios de diversas aseguradoras). Lo que importa en realidad es que el crédito esté asegurado, no cuál empresa ofrezca el servicio.

En todo caso además es muy importante fijarse que no se cobren varias veces los gastos a lo largo del préstamo.

3.Los seguros de vida

Párrafo aparte merecen este tipo de seguros y los trámites adicionales. A partir de cierto monto de credito inmobiliario el banco solicitará un examen físico al solicitante para determinar que no tiene ninguna enfermedad terminal o condición que no le permita completar su obligación. Esto es para créditos que rondan los 1.6 millones de pesos. Montos más bajos requieren una declaración jurada de salud. Algunas condiciones que pueden denegar los créditos son por ejemplo tener VIH o un stent.

4.El escribano

Cuando se concede un credito inmobiliario existen dos instancias jurídicas que debemos cumplimentar a través de dos contratos. Para la hipoteca intercede el escribano del banco pero para la compra del inmueble no tiene que ser el mismo. Si se tiene uno de confianza se lo puede elegir para la transacción.

Según la ley 25.093 de 1999 el banco no puede imponerle al cliente un escribano para la escritura de la casa. Este dato es importante tenerlo en cuenta ya que obviamente el profesional cobra honorarios por el servicio y quizás podemos conseguir uno más barato.

5.La edad

Cada banco, sea público o privado, tiene diferentes rangos de edades mínimas y máximas para otorgar créditos hipotecarios. Por ejemplo el Banco de Córdoba limita a los 55 años pero el Credicoop tiene un tope de 50 años para los préstamos de construcción de vivienda UVA o adquisición de vivienda UVA. En el caso del Nación si bien no tiene una edad máxima si el monto se ajusta a partir de que el cliente cumpla los 65 años y comience a percibir una jubilación.

La edad del solicitante también juega un rol determinante en el plazo del credito inmobiliario. El Banco Ciudad otorga préstamos a 30 años sólo a aquellos clientes que tengan hasta 31 años.

6.Los porcentajes

Por último es importante saber cuál es la relación entre la cuota y el ingreso para este tipo de créditos bancarios. A partir del 1 de agosto de 2017 se elevó el límite al 30% (antes era del 25%) del sueldo en el caso de los préstamos ajustables por UVA, además de ampliar el plazo de 30 a 40 años.

Comentarios

No se encontraron comentarios.