Préstamos personales: ¿qué son? ¿para quiénes están pensados?

Anonimo / hace un año / 0 Comentarios

Los préstamos personales son aquellos contratos por los cuales una entidad financiera otorga una cierta cantidad de efectivo a una persona física (llamada prestatario) con la obligación de que esta última devuelva el monto completo sumado a un porcentaje o cantidad adicional conocido como “interés” y a los gastos derivados de la operación.

Las entidades bancarias o financieras tienen una infinidad de opciones para prestar plata a sus clientes y dentro de los préstamos personales también podemos encontrar los microcréditos, los préstamos de consumo, los préstamos prendarios, etc. Con pequeñas variaciones son todos prácticamente lo mismo.

Un crédito o préstamo personal sirve para comprar un auto, para irse de vacaciones, para organizar una boda o para mudarse. Muchos argentinos lo usan para alquilar su primera casa, para comprarse los muebles o incluso para pagar los arreglos en el mecánico del auto.

¿Cuáles son las características de los préstamos personales?

Son 5 los aspectos que debemos tener en cuenta al momento de elegir o solicitar préstamos personales:

1.El tipo de interés

Es el precio que el banco o entidad financiera cobra por prestar dinero al solicitante. Antes de decidir qué crédito te conviene fijate el tipo de interés nominal pero también la tasa anual. Este cálculo puede ser algo complejo porque incluye un interés nominal y unas comisiones por gestión. Todo depende el plazo de la operación. Algunos préstamos tienen un tipo de interés nominal bajo pero mucho de comisiones por apertura, amortización, gestión, administración, cancelación, etc. SI se suman todos estos conceptos podemos descubrir que quizás un préstamo con un 3% de interés anual puede ser más caro que uno del 5% anual que tenga menos comisiones.

2.La garantía

Una de las principales diferencias entre los préstamos personales y los hipotecarios es la garantía o aval que la entidad solicita para aprobar la solicitud. Quien pide un crédito personal debe ofrece como garantía sus bienes presentes y futuros. Por el contrario quien solicita un crédito hipotecario además pondrá el inmueble hipotecado (el banco es el dueño hasta que se termine de pagar).

Los préstamos personales suelen tener una tasa de interés más elevada porque son más riesgosos para los bancos, así como también un plazo de amortización (pago total) más corto y un monto menos elevado.

3.Los requisitos

Antes de conceder un préstamo el banco o entidad correspondiente deberá realizar un estudio de viabilidad con el cual valorará la capacidad de pago. Con la intensión no es suficiente. Esta investigación contempla los ingresos mensuales, los compromisos de pago, las deudas pendientes, los saldos en las tarjetas de crédito, el patrimonio, etc.

Si el ejecutivo de cuentas tiene dudas sobre el historial crediticio o la capacidad de pago del solicitante es probable que pida una garantía adicional para aprobar el préstamo.

4.La finalidad, el importe y el plazo

Los préstamos personales analizan y buscan coherencia entre estos tres aspectos. Por lo tanto no prestarán un montón de plata para comprar una heladera. Ya que el efectivo se destina a algo puntual y no para remediar problemas generales de liquidez muchas veces es necesario presentar una factura pro forma o un presupuesto. En algunos casos incluso el banco es el que se encarga de pagar a la empresa sin “pasar” el dinero por el cliente.

5.La formalización

Los préstamos personales están asociados a una cuenta corriente o caja de ahorros a nombre del prestatario para poder pagar las cuotas. Por ultimo el crédito se formaliza a través de la firma de una póliza donde ambas partes de comprometen a cumplir con todas las condiciones de la operación.

Comentarios

No se encontraron comentarios.