¿Convienen más los prestamos personales o usar la tarjeta de crédito?

Anonimo / hace un año / 0 Comentarios

Al momento de buscar financiación es normal analizar varias opciones. Según las alternativas disponibles después podemos elegir la que más se adapta a nuestros gustos o necesidades. Los prestamos personalesson una excelente opción si necesitamos el efectivo en el momento aunque muchas personas también usan la tarjeta de crédito para pagar sus deudas. ¿Qué conviene más?

Pongamos un ejemplo para entender mejor las diferencias entre ambos tipos de financiación: Mariana tiene vacaciones a fin de mes y su deseo es viajar al exterior. Calculó los gastos que debería pagar para comprar los pasajes y el hotel y se dio cuenta de que no le alcanzaba. Lo primero que se le vino a la mente es “usar la tarjeta de crédito” y pagarlo en 12 cuotas.

Hablando con Luciana, su amiga de toda la vida, ella le dijo que una buena idea para pagarse las vacaciones que tanto se merece después de un año de trabajar sin parar es pedir uno de los préstamos personales disponibles en el mercado. Mariana pensó que quizás debería ir al banco donde le depositan el sueldo para solicitarlo, a lo que Luciana le dijo: “mejor si lo pedís online”.

¿Cómo online? Quiso saber Mariana. Claro, hay muchas páginas web que ofrecen préstamos y los podés solicitar desde el celular, la computadora o la notebook, respondió su amiga.

Luciana la asesoró basándose en su experiencia personal. Ella había necesitado plata para reformar su estudio el año pasado y como en el banco no le habían aprobado el crédito por ser monotributista buscó otras alternativas de financiación.

Fue entonces que Mariana entró a un portal que le indicó Luciana y pudo pedir el efectivo que necesitaba y poder irse de vacaciones a la playa en pleno mayo.

Diferencias entre préstamos personales y tarjetas de crédito

Aunque ambas alternativas son mejores que pedir un crédito en un banco (porque es muy difícil que nos lo aprueben y porque tenemos que esperar bastante para que nos den una respuesta) también tienen sus pro y sus contras.

Al usar la tarjeta de crédito tenés que saber cuáles son tus límites y disponibles (si ya tenés alguna compra grande en cuotas, olvidate de seguir usándola). Quizás hay que esperar hasta el aguinaldo para cancelar todas las cuotas y aumentar el límite por ejemplo antes de viajar. Si en algún momento no tenés todo el efectivo para pagar podes abonar el mínimo aunque esto no es recomendable ya que los intereses son altos.

Entre los beneficios de pagar con una tarjeta de crédito una vez que descartes todo lo anterior es que por ejemplo algunas empresas o negocios trabajan con cuotas sin interés y que no tenés que hacer ningún trámite (aunque si la compra es grande requerirá autorización). También podés acumular puntos y canjearlos por productos o viajes.

En el caso de solicitar préstamos personales la buena noticia es que los montos de financiación suelen ser mayores que los de una tarjeta. Además todos los meses podés pagar lo mismo ya que el valor de la cuota no aumenta. A su vez tendrás el efectivo en tu cuenta bancaria y la podés usar para lo que necesites. Por último los intereses de un crédito online son mucho menores que los de una tarjeta. Aunque la publicidad diga “cuotas sin interés” el banco y la tarjeta te cobran gastos de mantenimiento, gestión, etc. por lo tanto terminás pagando mucho más.

Podés buscar financiación para hacer realidad tus sueños en nuestro comparador de préstamos personales. Fácil, rápido y efectivo. En minutos tenés la plata acreditada.

Comentarios

No se encontraron comentarios.