Prestamos rapidos: cómo solicitarlos

Anonimo / hace 7 meses / 0 Comentarios

Cuando pensamos en un crédito automáticamente se nos viene a la mente la imagen de un banco (y todo lo que eso implica). Sin embargo cada vez son más los argentinos que solicitan prestamos rapidos a través de internet. Es un proceso rápido, fácil y seguro. Lo puedes pedir desde la oficina, el living de tu casa o la cafetería de la esquina.

Los préstamos personales nos pueden servir para cualquier situación urgente e imprevista. Por ejemplo si se nos rompió el auto, tenemos que pagar el dentista, cambiar la heladera o arreglar el baño. También se usan para cuestiones no tan “indispensables” como por ejemplo irnos de vacaciones o de escapada de fin de semana, comprarnos ropa o pagar la fiesta de cumpleaños de nuestros hijos.

Un crédito personal es casi una utopía, un sueño para muchos argentinos que o bien están en el Veraz o no llegan al mínimo de sueldo exigido. Las normas de los bancos son cada vez más estrictas en un país donde no se sabe qué pasará la semana que viene.

Lamentablemente las entidades bancarias sólo le otorgan créditos a cierto sector de la población, justamente a los que más tienen, y discriminan a los que más necesitan la plata. Ellas también deben resguardarse y proteger su patrimonio pero los que terminan “pagando los platos rotos” son los más desfavorecidos o aquellos que están en el “medio” entre los pobres y los ricos.

Qué saber antes de pedir prestamos rapidos

Si bien la gestión online es mucho más sencilla que la “tradicional” (donde tenés que ir en persona al banco y llevar mil papeles) tené en cuenta estos consejos que te pueden ayudar en cualquier situación en la que necesites un crédito:

1.Pedí sólo lo que precisás: Hacé bien los números y sacá las cuentas antes de completar la solicitud. Si pedís de más después te va a ser más difícil devolverlo, además lo vas a gastar en cosas que tal vez no te hagan falta. Si por ejemplo te pasaron un presupuesto para arreglar el auto como mucho pedí un 10% más (porque siempre hay cosas de último momento en estos casos).

2.Pagá lo antes posible: No dejes para último momento la devolución del efectivo que te prestaron. Nunca sabés que imprevisto puede aparecer en el que necesités usar esa plata para otra cosa. Mejor apenas cobrás depositás el monto y te despreocupás. Además así te ahorrás un montón de interés y podés pedir nuevos créditos con mejores condiciones.

3.No te atrasés en el pago: Aunque pensés que uno o dos días no es nada al pagar los prestamos rapidos la verdad es que el retraso tiene muchos perjuicios. Por ejemplo que podés aparecer en el veraz o que el banco te va a restar puntos (por llamarlo de alguna manera) en el futuro. Mejor ir dos días antes a depositar o a pagar que esperar hasta la fecha de vencimiento. En este país puede tocarte un paro, una movilización o cualquier otra cosa que no te permita pagar el día exacto.

4.Aprovechá los servicios online: Entre las ventajas de estos sitios podemos destacar que no te piden garantías ni papeles, que podés pedirlo desde tu casa y que la plata se te acredita en el momento en tu cuenta. Lo podés solicitar los fines de semana, los feriados, a la noche o fuera del horario bancario.

5.Leé la letra chica: los intereses y gastos de gestión no siempre están bien detallados. No te quedés con ninguna duda. Preguntá bien antes de aceptar los prestamos rapidos o un crédito bancario para evitar sorpresas.

Comentarios

No se encontraron comentarios.